Todas las noticias

El corazón de Jesús: un concentrado de amor

06/06/2024
Comenta este elemento

Decir corazón significa decir "amor" y el corazón de Jesús es una fuente inagotable de amor eterno, inmenso, incalculable, es una fuente inagotable de delicias, cuanto más se saca, más se vuelve abundante, es una fuente fecunda de bendiciones y alegrías de donde fluyen incesantes las vías de la misericordia, la caridad y el amor. Los Evangelios nos hacen descubrir las múltiples manifestaciones y matices del amor del Sagrado Corazón de Jesús: un corazón que tiene piedad por todos, que es indulgente, que está lleno de alegría, que admira, que perdona, que está herido, que ama apasionadamente tanto al Padre como a los hombres, sus hermanos, “Él, que había amado a los suyos…los amó hasta el fin” (Jn 13,1). Una de las muchas oraciones jaculatorias pronunciada por los católicos en honor del Sagrado Corazón de Jesús es precisamente: “¡Oh Jesús mío, quién siempre te hubiera amado, y quién nunca te hubiera ofendido!”. Cada acto de la vida terrenal de Jesús fue dictado porsuamor infinito por todas las criaturas: el sacrificio eucarístico es una demostración de alta caridad, el amor inventa la inmolación de la Cruz, el amor escondió a Jesús bajo las especies sacramentales, el amor quiso la consumición de la hostia en la Comunión. En las Horas de la Pasión Jesús dice: “Ah, mi hijo, es el amor que prevalece todo sobre Mí y en Mí: el amor es un clavo para mí, un flagelo, una corona de espinas, el amor es todo para mí; el amor es mi pasión perenne, mientras que la de los hombres es del tiempo. Ah, mi hijo, entra en mi Corazón, ven y piérdete en mi amor y sólo en mi amor entenderás cuánto sufrí y lo mucho que te amé y aprenderás a amarme y sufrir sólo por amor”. En el Evangelio de Mateo, Jesús llama a los que están afligidos y agobiados y se presenta a ellos como “paciente y humilde de corazón” (Mt 11,28-29).

El Corazón de Jesús es una fuente de la gloria y gracias y, en efecto, Jesús le dice a Luisa que por cuántas virtudes practicó su Corazón, se formaron tantas fuentes en ella y tan pronto como se formaban,hacían derivar innumerables ríosque, surtiendo hasta el Cielo, glorificaban dignamente al Padre en nombre de todos y luego descendían del Cielo para el bien de todas las criaturas. Y las mismas criaturas, practicando las virtudes, forman en sus corazones pequeñas fuentes de las que derivan sus pequeños ríos que se cruzan con los de Jesús y, surtiendo juntos, glorifican al Padre Celestial y descienden por el bien de todos, formando una armonía entre el Cielo y la Tierra, tanto que incluso los ángeles se sorprenden. Jesús ama a todas las criaturas, pero prefiere a las que son pacientes como Él, que saben amar con dulzura. Siempre en un pasaje de los Diarios de Luisa, Jesús afirma que para Él es intolerable la dureza del corazón humano, mucho más frente al suyo,que sólo consiste en ternura amorosay bondad. La prerrogativa más bella de Su Corazón es la ternura, todas las fibras, todos los afectos, los deseos, el amor, los latidos de su Corazón adoptan como principio, la ternura, de modo que sus fibras son tiernas, sus afectos ydeseos son muy tiernos, su amor y sus latidos son tan tiernos que le hacen fundir el Corazón de ternura y este amor tierno le permite amar a las criaturas tanto que Él sufre para ellas, en lugar de verlas sufrir. Además, Jesús reitera que el amor cuando no es tierno es como una comida sin condimentos, como una belleza envejecida que no puede atraer a nadie para que sea amada, como una flor sin perfume, como un fruto seco sin humor y dulzura. Un corazón duro, sin ternura es inaceptable y no tendría la virtud de hacerse amar por nadie. Por eso, su corazón sufre tanto al ver la dureza de las criaturas, que cambian sus gracias en flagelos.

El verdadero amor no está sujeto a descontentos, en cambio, éstos representan la ocasión para convertirlos enlos contentos más hermosos de todos por virtud del amor, sobre todo porqueÉl, siendo “el contento de los contentos”, no puede tolerar cualquier descontento y se ve obligado a dar a la criatura lo que la hace feliz, al fin de juntarla a Él, de lo contrario, habrían fibras, latidos, pensamientos discordantes, disímiles que harían perder la belleza de su armonía. Además, el verdadero amor, por amor obra y por amor no obra, por amor pide y por amor cede. Así que el verdadero amor termina todo en el amor, por amor muere y por amor resucita.

Qué gran alivio para nosotros es pensar que somosun objeto delamor de Dios, un amor que es desde siempre y para siempre; Dios ha impreso su huella en nuestras vidas, porque no quiere perdernos, nos creó para Él y sólo en Élrealizamos nuestro bien. Ante un amor tan intenso, inmortal,no se puede ni traicionar, ni tampoco dejar de amar. Le pedimos a Jesús que nos haga sentir más y más enamorados deÉl, con la única lástima de no haber experimentado su amor antes: “¡Tarde te amé, Señor!” (San Agustín).

Jesús, amor sin fronteras, ¡dame tu amor! Mi amor y mi todo, deja que tu amor me inunde por todas partes y me queme todo lo que no es tuyo, deja que mi amor siempre fluya hacia Ti, para quemar todo lo que podría entristecer tu Corazón.

Tonia Abbattista
Comentarios
¿Tiene un comentario? Registro o realiza Login!
Últimos comentarios 0 de 0
No hay comentarios